Descargar

Último Mensaje

Nuevo

Viernes, 8 de agosto de 2014

MENSAJE PARA EL 7.° ANIVERSARIO DE LAS APARICIONES
       DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA
        TRANSMITIDO POR MARÍA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD
        A MADRE MARÍA SHIMANI DE MONTSERRAT

Mis muy queridos y amados hijos:

Hoy estoy aquí, como he estado en los últimos siete años, para traer la paz al mundo y dejar en sus corazones la huella insondable de Mi amor.

En todo este tiempo, el Padre Me ha permitido liberarlos, redimirlos, rehabilitarlos, curarlos, darles Gracias y protegerlos dentro de Mi Corazón. Me ha permitido renovarlos en la fe, curar a vuestras familias y darles un camino de esperanza en el cual colocar sus pies y así poder ayudar a esta humanidad amada por Mí y por Mi Hijo.

Después de tantas bendiciones, Yo la Reina del Cielo y de la Tierra, vengo en humildad a pedirles que guarden todos estos tesoros en el corazón y que no permitan que nada se los haga perder. Guarden en lo profundo de las almas esta preciosa joya del espíritu que Dios Todopoderoso Me ha permitido entregarles.

Hijos Míos, vengo a implorarles que no bajen los brazos. Que recurran a estos tesoros que el Cielo les entregó para poder enfrentar los tiempos que vendrán. Un nuevo ciclo que los necesita encontrar más maduros y plenos en el Amor de Mi Hijo. Él los prepara en este tiempo, para que construyan con vuestras vidas y en este mundo, el camino por el cual retornará y liberará definitivamente del dolor y la opresión a esta humanidad. Estén seguros de que cuando caminen a Su lado recordarán cuando la Reina de los Ángeles les decía que, unidos en la fe y en Dios, lo lograrían.

He estado observando este grupo de almas que, a través del impulso que ha recibido de los Mensajeros Divinos, ha podido fortalecer su fe y traspasar el umbral del dolor. He contemplado con Mis ojos de Madre Misericordiosa a aquellos que todavía no se han animado a entregarme sus corazones. Pero espero amorosamente por ese bendito día, en el cual confíen plenamente en lo que les digo y en lo que les ofrezco: el puente seguro hacia el Corazón Glorificado de Cristo.

¿En qué otro lugar querrían estar?

Hoy, en el esplendor total de La Aurora, vengo a agradecer a todos los que han construido este altar de final de tiempo, para que Yo pueda depositar terafines de cura y redención para todo el planeta. Porque cuando Yo ya no venga cada mes para estar con ustedes porque ya estarán viviendo un nuevo ciclo, Mis Gracias permanecerán aquí, a donde todos podrán venir a beber.

Amados hijos Míos, les dejo Mi Paz, Mi Amor curador y un eterno agradecimiento por haber respondido a Mi llamado.

Los cubro con Mi manto de Paz,

María, Madre de la Divina Concepción de la Trinidad 

Descargar

Nuevo

Viernes, 8 de agosto de 2014

MENSAJE PARA LA APARICIÓN ANUAL EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA
        TRANSMITIDO POR MARÍA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD
        A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA DE JESÚS

Yo Soy La Aurora que resplandece en la vida de todos los seres. Aquellos que Me buscan jamás perecerán, jamás tendrán sus corazones cubiertos por la oscuridad, porque siempre abrirán las puertas para el ingreso de Mi Luz.

Yo Soy Fuego, proveniente del Fuego Divino, que restaura y transforma los seres. Aquellos que siguieron Mis pasos pueden dar testimonio del Poder de Mi Corazón. No existe en el mundo aquel que se haya arrepentido después de haber abierto sus brazos y su corazón para Mi Poder transformador.

Yo Soy la victoria de los corazones caídos y el camino de los que están perdidos.

Yo Soy el tesoro de los que son pobres y la cura de los enfermos.

Yo Soy la Madre de todos los seres; no existe en el mundo aquel que no pueda llegar a Mí.

Hijos Míos, ¡que Mis palabras resuenen en los corazones de todos los seres! Que aquellos que no Me sientan y no Me encuentren abran definitivamente las puertas de su corazón.

La Ley Divina Me permitió llegar al mundo y convertir a los seres, instaurando la Paz e instituyendo el propósito Divino en este planeta.

Después de siete años de instrucciones quiero que profundicen el contacto Conmigo y que caminen con mayor determinación hacia Mi Corazón. Quiero que presten atención a Mis palabras, entregadas a lo largo de estos años, y vean con alegría como ellas se volvieron vida en cada uno de vuestros seres.

Vayan y sean testimonios vivos de Mi presencia en el mundo. Que, al ver vuestros rostros redimidos, los seres de esta Tierra pierdan el temor de seguir los pasos dictados por Dios.

Mis queridos, el mundo aún teme profundamente ingresar en este camino, porque la oscuridad tomó el corazón de muchos seres y los ató a los placeres e ilusiones que podía ofrecerles. No tengan miedo de cortar esas amarras con el pasado. No tengan miedo de perdonar los errores y de borrar de vuestras vidas todas las acciones equivocadas que realizaron por ignorancia.

Hijos Míos, la falta de perdón de todo el pasado está sujetando el corazón de Mis servidores, para que ellos no puedan ingresar en un nuevo arquetipo de vida.

Sepan que el Agua de Vida ya fue derramada sobre los seres. La Sangre Misericordiosa de Mi Hijo ingresa día a día en vuestras células; Su Cuerpo Glorificado se funde con vuestros cuerpos en redención, a través de la Sagrada Comunión. Por eso, borren de vuestras memorias lo que ya pasó y permítanse renacer a un nuevo tiempo de la humanidad.

No rememoren el pasado, afligiendo vuestros corazones por todos los equívocos cometidos. No obstante, eleven vuestras consciencias hacia una nueva experiencia en la que los Sagrados Corazones los conducirán y a través de la cual podrán encontrar un nuevo futuro.

El tiempo del retorno de Mi Hijo ya está llegando, y con Él la oportunidad de retornar al Origen y llevar consigo el Amor Crístico y Universal.

Hijos Míos, hoy decreto delante de ustedes, por la potestad que Él Me entregó, que una nueva vida deberá ser vivida por los seres de este mundo. Por la Majestad de Mi Hijo, borro el pasado de las criaturas que claman por Redención y les digo que ahora y para siempre, coloquen vuestro corazón y vuestros ojos fijos en la meta que deberán alcanzar.

Es tiempo de despertar los nuevos Cristos en el Universo. Es tiempo de vivir definitivamente la Redención. Yo les abro las puertas.

¿Quién de ustedes ingresará?

Aguardo que puedan responder a este nuevo Llamado.

Yo los amo siempre y los bendigo, en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

María, Madre de la Divina Concepción de la Trinidad

Descargar

Nuevo

Viernes, 8 de agosto de 2014

MENSAJE PARA LA APARICIÓN ANUAL EN EL CENTRO MARIANO DE AURORA
        TRANSMITIDO POR SANTA MARÍA DE AURORA, MADRE DE LA DIVINA CONCEPCIÓN DE LA TRINIDAD
        AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Queridos hijos, en Gloria, Júbilo y Celebración, hoy los reúno en el cenáculo de Mi Corazón Inmaculado para dar honra y gracias al Dios de la Redención, quien desde el principio los reunió para vivir el camino de la conversión y del perdón.

Demos gracias a su infinita Presencia en los corazones puros y simples que escucharon el llamado de la Reina del Cielo, de Santa María de Aurora.

Hoy se cumple el cierre de un ciclo universal en la obra de la Madre de Dios para con sus hijos de la humanidad.

Los Cielos hoy se abren para encontrar a las almas devotas y humildes, las que han respondido al llamado de la Paz.

Dichosos sean todos los que están presentes en este Reino Mayor de Redención y de Amor, porque en el 8 de agosto del año 2007, el Cielo tocó la Tierra a través de la bendición de la Madre Universal, y sus atributos fueron revelados por medio de sus faces en el ciclo de las veintidós Apariciones en  agosto del año 2011.

En esta síntesis que hoy Yo les entrego, Mis queridos hijos, quiero y deseo que tengan consciencia de los acontecimientos que se guardarán mucho tiempo después de que Yo  no esté más aquí entre ustedes; pero no los dejaré solos, Mi Corazón Inmaculado será vuestra fortaleza y motivo principal para llegar a Jesús el Cristo.

Como mediadora y Madre en el fin de los tiempos, Yo los llamo queridos hijos, para este nuevo ciclo, a reunir las fuerzas internas del corazón para que crucen el umbral infinito hacia los Cielos. Allí podrán vivir en Paz con ustedes mismos y entre vuestras familias, a pesar de que vivan en este mundo que sufre.

El 8 de agosto del año 2007, Yo vine para establecer sobre el Uruguay y el Cono Sur, la devoción a la Madre de la Divina Concepción de la Trinidad, despertando una devoción más profunda en Argentina por la Madre y Señora de Luján, en Uruguay por Nuestra Madre de los Treinta y Tres, en el Brasil por Nuestra Señora de Aparecida. Mi Corazón Universal tocó las puertas de los corazones de la República de Venezuela a través de Nuestra Señora de Coromoto, para rescatar a las consciencias de los pueblos originarios de América, junto al Poder Divino de Nuestra Señora de Guadalupe.

En el mundo, Yo he instaurado la devoción a Mi Corazón Inmaculado, porque Él es el portal para la salvación de las almas perdidas y distantes del Dios del Amor.

Queridos hijos, que hoy vuestra celebración interior sea profundamente devocional y mística, permitiendo que el Amor de Dios los transforme, a través de Mi Presencia en este día.

Mi principal agradecimiento para todos los hijos, creyentes o no creyentes, sanos o enfermos, alegres o tristes, que fueron llamados a Mi Camino de Paz y Redención de las almas.

La Luz de los Centros Marianos en el mundo hoy brilla de manera especial, porque Mi Consciencia Maternal  aparecerá para sus amados hijos que en la fe confiaron en la Señora del Cielo.

Recuerden, queridos hijos, día y noche Yo oro por vuestras misiones consagradas a Dios Padre.

Por cuanto Me han dado Yo les agradezco ahora y siempre.

Yo soy La Aurora que puede amanecer en cada interior.

Paz y Misericordia para el mundo entero.

Vuestra Santa Madre María, Señora de La Aurora

Descargar