Último Mensaje

Nuevo

Martes, 17 de marzo de 2015

MENSAJE DIARIO DE MARÍA, ROSA DE LA PAZ
        TRANSMITIDO EN EL CENTRO MARIANO DE FIGUEIRA, MG, BRASIL,
        AL VIDENTE FRAY ELÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN

Mientras las almas buenas rezan el Ave María durante todo el día, en este Centro Mariano que fue fundado por Mi Inmaculado Corazón, los ángeles de Dios congregan a las almas perdidas, llamándolas a vivir la redención y la rehabilitación inmediata de la vida.

Vuestra Madre Celeste cruza los universos como un haz de luz, el que se derrama sobre el mundo, para volverlo a liberar de la constante opresión que le causa Mi adversario.

Por eso, hijos queridos, el caudal inacabable de vuestras oraciones reconstruye espiritualmente muchas situaciones, las que se encuentran en el punto culminante de su propio colapso. Cuando las almas oran con la luz del corazón, vuestro Padre Eterno les pide a Sus ángeles que desciendan al mundo para ayudarlo.

Si siempre existiera una respuesta verdadera, que brote del amor de las almas por el Plan del Creador, existirá una puerta de luz, la que se abrirá a través de Cristo para liberar el sufrimiento y el dolor.

En estos tiempos de crisis, el instrumento de vuestra oración, unida a la oración perpetua de vuestra Madre Celeste, despertarán en el mundo una mayor esperanza y, sobre todo, la victoria de Mi Hijo se volverá a dar una vez más en la humanidad, pero esta vez será a través de Su Infinita Misericordia.

Cuando todos se reúnen mensualmente para orar las mil “Ave Marías”, Mi Corazón siente el consuelo prometido por todos Sus hijos y así las espinas que rodean Mi Corazón Inmaculado son retiradas y, a Mis pies, los ángeles depositan las oraciones, como preciosas flores en los altares del Creador.

Hijos Míos hoy los invito a creer, por encima de todo, en el poder incalculable de la oración del corazón; algo que Mi adversario desconoce y teme, porque la oración hace invisible a todos los que rezan de corazón y, así, ellos son apartados del peligro de Mi enemigo.

Por este motivo, queridos hijos, que vuestras voces no se cansen de repetir y de pronunciar la glorificación que vuestra Madre Celeste recibió directamente de Su Amado Señor del Universo. Sean portavoces de la oración para que así vuestras vidas, viviendo el ciclo de la purificación, solo busquen elevarse como los ángeles lo hacen al vivir la eterna comunión con Dios.

Vuestra Madre del Verbo Divino, la Señora del Sagrado Verbo, les enseña a amar la oración y a practicarla en esta escuela de renovación que hoy ustedes viven Conmigo.

Mientras el mundo coloca su atención en otros caminos, los que no son los caminos del Señor, Vuestra Madre y Rosa de la Paz los intenta reeducar, para que en los tiempos de crisis ustedes se formen como ejércitos sagrados de Su Inmaculado y Divino Corazón.

Mi gratitud maternal hoy se extiende a todos los orantes, que mes a mes durante las mil “Ave Marías”, abren las puertas del Cielo para que Yo descienda al mundo y ore siempre a vuestro lado; aunque no me puedan ver Mi Espíritu Omnipresente los abrazará, así como el Padre Eterno los abraza con mucho amor.

¡Les agradezco por responder a Mi llamado!

Los consagra a través del espíritu inmaculado de la oración,

Vuestra Madre María, Rosa de la Paz

Descargar