Descargar

Último Mensaje

Domingo, 30 de marzo de 2014

MENSAJE PARA LA APARICIÓN EXTRAORDINARIA EN LA CIUDAD DE SAN JOSÉ DO RÍO PRETO, SP, BRASIL
         TRANSMITIDO POR LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO A LA VIDENTE HERMANA LUCÍA

Hijos Míos:

Vengo hoy a vuestro encuentro como Madre y Virgen del Perpetuo Socorro, porque desde los Cielos contemplé la necesidad de auxilio que existe en el mundo. El Señor escuchó las plegarias de las almas que sufren y padecen en esta humanidad, por eso envió a Su Sierva Salvadora, para auxiliar a los pobres de espíritu y de corazón.

Mis amados, este mundo ya cruza el umbral de un nuevo tiempo y muchos pueden sentir esta mudanza en el propio interior. Al mismo tiempo Gracias Infinitas descienden de los Cielos, el Señor permite que Sus hijos sean probados de todas las maneras y que de lo profundo del interior emerjan todas las miserias.

Pero esto sucede, Mis queridos, porque es en este momento que todo la ayuda que necesitan está disponible. Por eso como la Madre del Perpetuo Socorro, les digo que no teman purificarse, que no se resistan ante las pruebas que llegan a sus vidas, mas si que clamen por el auxilio Celestial y se aferren a todas las Gracias e Instrucciones Divinas que los Mensajeros celestiales trajeron al mundo en los últimos tiempos.

Este es un momento único para toda la humanidad. La Voz de Dios resuena a través de Sus Mensajeros en todos los rincones del mundo, para que no haya nadie que no tenga la oportunidad de despertar y encontrar la ayuda para vivir esta transición que se inicia primero en el propio mundo interior.

Como Reina de la Paz, los convido a vivir la Paz del Corazón de Dios en sus pequeñas vidas y, llevar esta Paz a los que carecen de este atributo Divino. Llegó el momento de que los pacificadores eleven su voz, así como hacen los Mensajeros de Dios, y anuncien al mundo que es posible vivir una vida de profunda Paz, aun en tiempos de transición.

En cada momento de sus vidas, deben saber elegir entre participar de los conflictos y colaborar con el mal, o vencer las corrientes negativas del mundo y vivir la Paz, disolviendo así los planes del enemigo.

El mundo necesita de Paz, y aquellos que vienen a Mi encuentro y reciben de Mi Corazón la intensa Paz que existe en Mi Reino, deben ser capaces de perseverar en esta Paz y dar ejemplo al mundo de cómo alcanzarla.

Hijos Míos, no son tiempos comunes para este mundo. Cuando Mis ojos se vuelven hacia la Tierra, siento en Mi Corazón el sufrimiento de Mis hijos y encuentro en la necesidad del mundo, la valentía para retornar una y otra vez, e incansable, impulsar a vuestros pequeños corazones. Hoy les pido que vean al mundo a través de Mis ojos y que sientan a través de Mi corazón el dolor en el que viven las almas. Así encontrarán la fuerza que necesitan para levantarse cuantas veces sea necesario e intentar, hasta el final de sus vidas, manifestar en la Tierra los Planes de Dios.

Mis amados, hoy la Reina del Cielo viene a vuestro encuentro y les dice que Dios no contempla la cantidad de caídas de la humanidad, sino la capacidad de levantarse y volver a cumplir con la Voluntad Mayor, independientemente de sus debilidades e imperfecciones.

Como Madre del Perpetuo Socorro, les digo que estoy a vuestro lado y aquí estaré siempre, ayudándolos en lo que necesiten. Solo necesito que Me llamen y clamen por Mi auxilio y en seguida estaré visible a los ojos del corazón que Me busca.

Hoy coloco bajo Mi manto a toda esta ciudad y abrazo con amor cada uno de Mis Hijos, que con su devoción y simplicidad, generan méritos para la Salvación de todas las almas.

Les agradezco, Mis queridos por haber respondido una vez más a Mi Llamado.

Yo estoy siempre en sus pequeñas vidas.

Su Madre, María, Santa y Virgen del Perpetuo Socorro

Descargar

Domingo, 30 de marzo de 2014

MENSAJE PARA LA APARICIÓN EXTRAORDINARIA EN LA CIUDAD DE SAN JOSÉ DO RÍO PRETO, SP, BRASIL
         TRANSMITIDO POR LA VIRGEN MARÍA, NUESTRA SEÑORA DE LA LIBERACIÓN AL VIDENTE FRAY ELÍAS

Vengo del Cielo a San José do Rio Preto, para que todos me hagan conocer como la Señora de la Liberación y de la Paz.

Yo tengo el poder, después de Mi Hijo, de purificar todos tus pecados a través de Mi Pureza Virginal. Mi Amor Materno tiene el poder de transformar vidas y de liberar las amarras que aprisionan los corazones. Mi Luz Celestial tiene el poder de curar cualquier mal y de aliviar el sufrimiento.

Yo Soy la Madre y Señora de la Liberación, porque tengo la Divina Autoridad de hacerte resurgir de las tinieblas de la vida y de hacerte volar tan alto como un ave. Tengo el poder de absolver tus errores y de transfigurarlos en amor y verdad.

Yo Soy la Madre Universal, la que tiene el poder de irradiar Su Divino Amor entre los espacios y universos.

Yo Soy el Sol radiante que nació de Dios y Soy la que gestó en la Tierra al Hijo Primogénito. Yo tengo la potestad de hacer nacer la vida en un vientre estéril, porque la vida surge por la acción del amor.

Yo tengo el permiso de Dios para socorrerte y para liberarte.

Por eso, que en este día de Júbilo tú tengas fuerzas suficientes para poder entregarme todo lo que te hace sufrir y te impide caminar hacia Dios.

Dios me dió el poder de transformarte y de redimir tu vida a través de la Luz Suprema de Mi Corazón. Ahora, en consciencia y despertar, ustedes conozcan la presencia de la Señora de la Liberación, pues deseo que todos Mis hijos busquen la ayuda que necesitan.

Queridos hijos, hoy me presento por tercera vez en San José do Rio Preto, porque vuestro pedido de que Yo regresara fue escuchado en lo Alto del Cielo. Yo tengo el poder de responder misericordiosamente a las necesidades de todos Mis hijos.

Quiero que sepan que Cristo, Vuestro Señor, actúa también a través del Amor Inmaculado de Mi Corazón.

Yo espero que cada hijo de Rio Preto, se una al poder Redentor de Jesús a través de la Eucaristía, porque ella tiene el poder de perdonarlos y de redimirlos; por medio de la Confesión, que tiene el poder de absolverlos y mediante la Oración, que tiene el poder de fortalecerlos y de prepararlos para el camino de la consagración a Dios.

Dios espera que despierten al poder liberador que vive el Cielo, al poder del amor que se derrama cada vez que la Señora de la Luz desciende y aparece para ayudarlos.

Queridos hijos Míos, vuestro cautiverio está terminando, aférrense a Mi Sagrado Manto porque así Yo los elevaré hacia el Reino de la Paz.

San José do Rio Preto deberá difundir la devoción a Mi Inmaculado Corazón a través de los grupos de oración, ustedes así podrán ser Legionarios de María para el final de este ciclo.

Les dejo amorosamente una oración de liberación y de redención para vuestras vidas:

Suprema Madre,

Estrella Universal,

que Tu Poderoso Amor

libere las amarras.

Que las luminosas espadas

de Tus Santos Ángeles,

corten la involución

y cualquier dificultad.

Que el poder de Tu Cura,

reconcilie nuestro corazón con Dios

y que unidos a Tu Inmaculado Corazón

podamos vivir la promesa

del regreso victorioso de Cristo,

Nuestro Señor.

Amén”

 

¡Agradezco a todos Mis hijos de San Jose de Rio Preto, por haber preparado con tanto amor Mi llegada!

Vuestra Madre María, Señora de la Liberación

Descargar